Jason

Receptor de trasplante de corazón

jasonEn el 2009, el mundo de Jason dio un giro de 180 grados cuando pasó de ser una persona activa y saludable a estar cerca de morir en tan solo un mes. Él empezó a experimentar síntomas de resfriado, pero estos síntomas fueron empeorando con el paso del tiempo. Una vez que visitó a su doctor, fue diagnosticado con un tipo  de neumonia poco común. Cuatro semanas depués, Jason tuvó una insuficiencia cardiáca congestiva, una condición que emenazaba su vida.

Un sistema de asistencia ventricular izquierdo fue implantado en el pecho de Jason para ayudar a que su corazón bombeara sangre a través de todo su cuerpo y así pudiera seguir con vida. Así mismo, Jason fue agregado a la lista de espera de trasplantes, ya que necesitaba un trasplante de corazón.

Jason esperó 9 meses por su trasplante. Durante este tiempo, el tuvo que utilizar el sistema de asistencia ventricular, el cual requería que cargara una computadora consigo y que cambiara baterias frecuentemente. Durante ese tiempo, Jason recibió una llamada del centro de trasplantes por que creian que había un corazón para él, pero desafortunadamente, este no fue el caso. Finalmente, en febrero del 2010, los doctores de Jason le confirmaron que había un corazón listo para él. Doce horas después, Jason estaba en cirugía.

En cuestion de semanas, Jason estaba recuperandose totalmente. En los años siguiente, Jason se reintegro a su trabajo de tiempo completo y recupero su vida activa al lado de su esposa, disfrutando de actividades como: escalar, acampar e ir a conciertos de musica, entre otras actividades.

“Hace cinco años, yo me sentia muerto. Gracias a mi trasplante, ahora estoy vivo.  Yo no prodría estar vivo el día de hoy si no fuera por mi donador”, dijo Jason. “Estoy agradecido por cada día nuevo que tengo y  honro a la familia de mi donador manteniendo la memoria de su ser querido viva, siendo fuerte y ayudando a las personas cada vez que puedo”.